Protestas en Guatemala: 37 detenidos y 22 heridos; 22 de noviembre de 2020 | Noticias del mundo


Internacional

Crisis política

Agencias | Redacción

El vicepresidente guatemalteco, Guillermo Castillo, ha solicitado una “investigación seria” por el “uso excesivo de fuerza policial” en contra de cientos de personas.

El ministro de Gobernación de Guatemala, Gendri Reyes, ha informado de 37 detenidos durante los disturbios ocurridos este sábado en Guatemala en el marco de las manifestaciones de más de siete horas de duración para protestar contra los presupuestos de 2021, contra la corrupción y contra el presidente, Alejandro Giammattei. Durante las protestas un grupo de manifestantes irrumpió en el Palacio Legislativo y prendió fuego a parte del inmueble.

Por su parte, la Policía Nacional Civil (PNC) ha dado cuenta de 31 detenidos “responsables de cometer actos vandálicos” que participaron en los incidentes violentos de la tarde y noche del sábado en el Centro Histórico de Ciudad de Guatemala y ha publicado un listado con los nombres. Entre ellos hay dos menores de edad.

“Desde horas de la mañana, Policía Nacional Civil se encontraba en apresto para brindar apoyo y estar al servicio de las personas que ejercerían su derecho a manifestar pacíficamente en la Plaza de la Constitución. Sin embargo, otro grupo de personas entre hombres y mujeres, comenzaron a destruir inmuebles públicos y privados en otro sector del centro histórico”, ha explicado la Policía.

“Al llegar frente al Congreso de la República, encapuchados quebraron ventanas e incendiaron ambientes de ese inmueble. Policía Nacional Civil, garante a los Derechos Humanos, estaba en el lugar y fue atacada con piedras, palos, artefactos pirotécnicos de gran poder explosivo. Además, varios elementos de la PNC resultaron heridos en diferentes partes del cuerpo, por lo que fueron trasladados a centros asistenciales”, ha añadido.

La Policía no intervino ante el asalto, pero más tarde empleó gas lacrimógeno y cañones de agua. De madrugada Emisoras Unidas ha publicado un vídeo en el que se puede ver a agentes empleando la violencia contra manifestantes. Otros videos muestran a un fotoperiodista que es agredido por los policías.

Un policía dispara durante las protestas en Guatemala. Foto: EFE

En ese sentido, el vicepresidente guatemalteco, Guillermo Castillo, ha solicitado este domingo una “investigación seria” por el “uso excesivo de fuerza policial” en contra de cientos de personas que se manifestaron el sábado inconformes con el Gobierno y el Congreso.

Castillo ha indicado mediante sus redes sociales que instaba de manera “urgente” al Ministerio Público (MP, Fiscalía) para hacer la investigación correspondiente.

El vicepresidente también ha expresado sus sospechas por la manera en que fue incendiada una parte del Congreso por parte de supuestos manifestantes enardecidos. “Genera dudas la quema del Congreso y lo sucedido a su alrededor”, ha puntualizado el abogado y empresario de 54 años.

Las protestas se han producido después de que Castillo propusiera el viernes al presidente del país que ambos renuncien a sus cargos “por el bien del país” porque “las cosas no están bien” en el Gobierno.

Además de la renuncia de ambos, Castillo ha pedido a Giammattei vetar los presupuestos de 2021 porque tienen “anomalías”, por lo que debería ser devuelto al Congreso y ser modificado, ha explicado, apelando a “la eficiencia, transparencia y austeridad para no tener más endeudamiento” para esta modificación.

Polémico presupuesto

El Congreso de mayoría afín a Giammattei ha aprobado la semana pasada un presupuesto por 99.700 millones de quetzales (unos 10.800 millones de euros) con un aumento de cerca del 25% con respecto al ejercicio anterior.

La mayoría de fondos están dirigidos a la construcción de infraestructuras en concesiones al sector privado y no prevé aumentar las partidas de salud ni de educación, ni tampoco las destinadas a combatir la pobreza y la desnutrición infantil.

El 59,3% de los casi 17 millones de habitantes de Guatemala vive en la pobreza y la desnutrición infantil afecta a casi el 50% de los niños menores de cinco años.