Los europeos apoyan que las ayudas se vinculen al Estado de derecho


El pulso que Hungría y Polonia han echado a sus socios de la UE sigue sin visos de solución tras la videoconferencia del jueves.

Los jefes de Estado y de Gobierno han optado por dejar la negociación en manos de la canciller alemana, Angela Merkel, que en este momento ostenta la presidencia rotatoria comunitaria.

Pero las opciones para acabar con el veto a los presupuestos y al Fondo de Recuperación son limitadas, y según el ex primer ministro finlandés, Alexander Stubb, se respira un cierto hartazgo.

“Polonia y Hungría no tienen muchas vías para salir de esto y el resto de líderes lo saben. Hay ganas de decir “basta”. Necesitan el dinero y al final van a tener que adoptar el mecanismo para el Estado de derecho. Pero quieren salir diciendo a su propio público, ‘mira, ganamos en las negociaciones’¨”, afirma.

Según una encuesta del Parlamento Europeo, el 77% de los ciudadanos de la UE (y el 80% en el caso de España) apoyan que se vinculen las ayudas al respeto del Estado de derecho.

También piensan que la UE debería tener más medios financieros para hacer frente a las consecuencias de la pandemia. Y con su veto, Budapest y Varsovia están retrasando las ayudas, lo que está siendo mal percibido.

“Los ciudadanos sienten el impacto económico y esto hace que la rápida adopción del presupuesto plurianual y del Fondo de Recuperación sea aún más esencial”, explica Philipp Schulmeister, Jefe de la Unidad de Seguimiento de la Opinión Pública del Parlamento Europeo.

Se espera que los líderes europeos encuentren un acuerdo antes de la próxima cumbre prevista para el 10 de diciembre. Pero ninguno de los bandos enfrentados parece de humor para el compromiso, por lo que no se descarta que las negociaciones se prolonguen hasta el próximo año.