Las aerolíneas reducen vuelos y piden ayudas urgentes para evitar el colapso


Ryanair ha anunciado grandes recortes en su programa de vuelos de invierno. La aerolínea asegura que el descenso de operaciones se produce como respuesta al aumento de las restricciones de vuelo impuestas por la pandemia de coronavirus. Esto ha llevado a que las reservas sean menores para los meses de noviembre y diciembre. La compañía ha previsto reducir su actividad al 40% del nivel del año pasado para el mismo período, en comparación con el 60% previsto inicialmente. Además, cerrará sus bases en Cork, Shannon y Toulouse pero espera mantener el 65% de las rutas con frecuencias reducidas.

El director ejecutivo de la compañía, Michael O’Leary, ha declarado que “Aunque lamentan profundamente estos recortes de los horarios de invierno, les han sido impuestos por la mala gestión gubernamental en los viajes aéreos en la UE.”

La noticia llega días después de que varios grupos de aerolíneas y aeropuertos pidieran a los Gobiernos de todo el mundo que proporcionaran nuevos paquetes de ayuda para una industria de la aviación que se ve muy perjudicada. Así, las empresas del sector han señalado que también quieren que los actuales acuerdos de cuarentena sean reemplazados por un nuevo régimen de pruebas para detectar el coronavirus. Consideran que si no se producen estos cambios, la industria se enfrenta al colapso. La situación es dramática ya que peligran cerca de 46 millones de empleos; la gran mayoría forma parte del sector de los viajes y el turismo que dependen de la aviación.