El Fondo Monetario Internacional (FMI) augura una recesión ‘menos grave’ para este año


El impacto de la crisis del coronavirus en el nivel de vida de millones de personas en todo el mundo es enorme y duradero.

Para minimizar sus consecuencias, el Fondo Monetario Internacional (FMI) vaticina que los impuestos a las empresas y a las grandes fortunas tendrán que aumentar.

No obstante, sus Perspectivas Económicas Globales auguran una recesión mundial “menos grave”, con una contracción del 4,4%, ocho décimas menor que la prevista en junio.

“Lo que estamos viendo es que la recuperación en el tercer trimestre es muy fuerte aunque parcial. Muy fuerte por una alta tasa de crecimiento dado que venimos de una caída muy profunda. Pero es parcial porque, por supuesto, porque la recuperación de la actividad no alcanza los niveles previos a la pandemia”, ha explicado el vicedirector del Departamento de Estudios del Fondo Monetario Internacional (FMI), Gian Maria Milesi-Ferretti.

En el caso de la eurozona, el retroceso previsto alcanzará el 8,3%, que en España, uno de los países más afectados por la pandemia, llegará al 12,8%, en gran medida por su dependencia del turismo.

“Si el resurgimiento de casos persiste o resulta perjudicial también en términos de la gravedad de los casos, eso sería un riesgo a la baja para nuestro pronóstico. En concreto, diría yo, para el próximo año”, añade Milesi-Ferretti.

Todo dependerá de las restricciones a la actividad económica que puedan imponer algunos países, en función de la evolución de la pandemia.

No obstante, el mantenimiento de las ayudas, tanto a las empresas como a los particulares, para frenar la pérdida de puestos de trabajo, resulta indispensable mientras dure la crisis.