La investigación europea recibirá menos dinero del esperado del fondo de recuperación post-Covid 19


La investigación científica europea no recibirá el dinero que esperaba del fondo de recuperación postcovid. Con un presupuesto de casi 81 mil millones de euros, la partida definitiva está lejos de lo deseado por la Comisión Europea, que proponía inicialmente 13 mil millones más para la ciencia.

Sin esta ayuda, los investigadores europeos temen por el futuro de su trabajo.

“Si miro al pasado, mi trabajo de estos 10 años ha estado cubierto por fondos europeos. No habría otra forma para mí de llevar a cabo mis investigaciones si no fuese por ese dinero”, cuenta Conny Aerts, astrofísica, y profesora en la Universidad de Lovaina.

El futuro de Conny Aerts no es el único que está en juego. También el de 20 personas con las que trabaja, la mitad de ellas pagadas por el Consejo Europeo de Investigación. Profesionales cuyos avances tienen aplicaciones más allá de la astrofísica.

“Actualmente trabajo en los terremotos, o, mejor dicho en analogías de ellos. Es la única manera de entender el funcionamiento interno de las estrellas. Lo hacemos mediante una combinación de modelos matemáticos detallados, con códigos de inteligencia artificial, con química y física nuclear, todo junto, por lo que es un tema científico que abarca muchas disciplinas”, añade Aerts.

A menos inversión, menores avances

Estos recortes se traducirán en una reducción en el número de invenciones, patentes y propiedad intelectual, por lo que habrá menos oportunidades y menos desarrollo empresarial. Desde el campo de la investigación lo que se cuestiona es la acción prioritaria de la Presidenta de la Comisión Europea.

“Los dos objetivos principales de su mandato, de su Comisión son el cambio climático y la digitalización. Para llevarlos cabo con éxito, ambos se basan de manera significativa en los enormes progresos que hay que hacer en la investigación y la innovación en ambos campos. En energías renovables y en el mundo digital necesitaremos una inversión masiva en investigación e innovación para crear los productos, los procesos, y las empresas que nos guíen a este mundo libre de CO2″, cuenta el profesor de Derecho Kurt Deketelaere y Secretario General de la Liga de Universidades de Investigación Europeas.

El sector exige a los líderes políticos que analicen las consecuencias de estos recortes presupuestarios en las universidades. Las holandesas, por ejemplo podrían dejar de obtener 100 millones de euros. En la región de Flandes, podría incluso perder a 130 millones.

“A veces me preguntan qué produzco, qué es lo que creo. Yo hago investigación basada en mi curiosidad por el cielo azul así que mi respuesta a esa pregunta es que lo que genero son estudiantes con curiosidad. Algo muy importante. Son los innovadores de los próximos 100 años. Por lo que reducir el presupuesto ahora es cortarle las alas a esas jóvenes mentes”.