Charles Dickens cobra vida en su museo con varios retratos a todo color


Es Charles Dickens como nunca antes lo había visto: en color. Ocho fotografías del inmortal autor del siglo XIX fruto de un importante trabajo de investigación en los archivos de los retratos originales. Aunque casi lo más complicado fue elegir entre las muchas fotografías disponibles del escritor, como nos confiesa la directora del Museo Charles Dickens:

“Dickens fue una celebridad mundial al principio de su carrera”, nos cuenta Cindy Sughrue. “Y parte de esa fama fue cultivada por él de forma deliberada, usando su propia imagen para promocionarse a sí mismo y a su trabajo. Así que fue fotografiado más de 200 veces, y estas fotografías fueron reproducidas de muchas maneras. Así que cualquiera podía tener un álbum de recortes con fotos de sus ídolos. Si eras fan de Dickens, podías tenerle en tu álbum de recortes. Era algo barato y asequible, para que la gente coleccionara estas imágenes. Dickens lo entendió y lo usó para promocionarse a sí mismo y a su trabajo”, explica Sughrue.

El resultado es ciertamente asombroso, con una perfecta pigmentación de la piel. El fotógrafo Oliver Clyde, responsable de este milagro, también fotografió a los descendientes de Charles Dickens para poder encontrar así la textura ideal:

“Diría que cada foto me llevó alrededor de dos o tres semanas y todo el proceso cerca de tres o cuatro meses”, nos cuenta Clyde. “Pero fue un tiempo en el que estuve confinado, así que supongo que estar encerrado en casa me permitió volcarme totalmente en esto en lugar de hacer otra cosa”.

La exposición, ‘Technicolour Dickens: La Imagen Viva de Charles Dickens’, puede verse estos días en el Museo Charles Dickens de Londres.